Skip to main content

Los resultados revelan que queda mucho por hacer en materia de inclusión ya sea por desconocimiento, por ausencia de normativa específica o por falta de concienciación.

Desde su nacimiento, la Fundación Music for All ha querido que el modelo de accesibilidad e inclusión que viene implementando en cada vez más festivales y eventos musicales y culturales, desde su inicio en Cooltural Fest, pasando por Festival Murmura, B-Side, Sonorama Ribera, Primavera Sound y una cada vez más nutrida relación, sea un ejemplo a seguir por todo el circuito de la industria musical.

Ya elaboró para ello una ‘Guía de Accesibilidad e Inclusión en Festivales de Música’ y una ‘Guía de festivales accesibles’ y, dando un paso más, empezó el año elaborando un estudio sobre cómo de accesible son los eventos musicales en vivo que se organizan en España teniendo en cuenta que apenas existe una normativa clara que lo regule.

“En general, existe una tendencia a pensar que un evento es accesible por instalar una plataforma elevada o baños accesibles, pudiéndose achacar al desconocimiento de la diversidad que existe en la población y la desinformación sobre las medidas que pueden conseguir una accesibilidad universal en este tipo de eventos”, lamentan desde la Fundación Music For All.

En total, respondieron a la encuesta 992 personas y se analizaron 109 festivales de música de toda la geografía española, el mayor estudio que jamás se ha hecho sobre la accesibilidad de los Festivales de Música del país como parte de la segunda fase del ‘Plan Nacional de Accesibilidad e Inclusión’ subvencionada por el Ministerio de Cultura.

Se han evaluado varios bloques en función de las distintas fases que conlleva asistir a un festival. En cuanto a la comunicación, la facilidad para encontrar información sobre el evento previamente al mismo y cómo de accesible es la página web.

Sobre cómo llegar hasta el evento, si existe transporte accesible y/o la posibilidad de contar con aparcamientos para personas con movilidad reducida.

Sobre la ubicación del evento, aspectos como cómo de accesible son los espacios donde se desarrollan las actividades para poder deambular de manera cómoda y autónoma, si el asistente tiene dificultades para orientarse durante el evento e identificar los servicios de manera sencilla así como la accesibilidad física de infraestructuras e instalaciones.

Por último, en cuanto al disfrute de los conciertos de música, conocer si se implanta alguna medida de accesibilidad sensorial, como intérprete de lengua de signos, subtítulos, bucle magnético o mochilas vibratorias para poder disfrutar de la música, al igual que conocer cuál es la ubicación dentro del recinto del asistente con movilidad reducida o baja visión.

Los resultados no son muy halagüeños y vienen a reflejar el inmenso trabajo que aún queda por hacer. Medidas tan sencillas como ofrecer información previa al festival solo la cumplen un tercio de los festivales analizados.

El 70% de los asistentes piensan que no es fácil encontrar información sobre el festival y sólo el 6% de los festivales tienen una web accesible. Llegar hasta el recinto, acceder o deambular por el mismo, solo es posible en la mitad de los festivales de música, a pesar de existir una normativa en relación a las barreras arquitectónicas, urbanísticas y de transportes en las Comunidades Autónomas.

De la misma forma, con un 7,38% de festivales que implementa alguna medida de accesibilidad sensorial, se está muy lejos de conseguir que todas las personas puedan disfrutar de la música en directo en igualdad.

La falta de una legislación clara en relación a las citas culturales que son disfrutados de pie, no favorece a que se implanten más medidas de accesibilidad por parte de promotores y/o entidades organizadoras de este tipo de eventos.

Por comunidades autónomas, Andalucía es la comunidad con más festivales de música que implanta medidas de accesibilidad “poco comunes”, como, intérprete de lengua de signos o barras accesibles.

La Región de Murcia, Cataluña y Comunidad de Madrid son los festivales que implantan de media un mayor número de medidas de accesibilidad, estando Castilla-La Mancha a la cola de este ranking.

Las medidas de accesibilidad que más se implantan son: baños accesibles, pantallas led y señalética en el recinto, siendo la web accesible, barras accesibles y otras medidas, como, intérprete de lengua de signos o subtítulos, las menos implementadas en general.

“Esta investigación nos permite tener un análisis de la realidad del sector al tener la opinión cualificada de los propios asistentes, lo que nos sirve como referente para impulsar que se implanten más medidas y mejorar el disfrute a la música en directo, queremos seguir avanzando en una oferta cultural musical accesible e inclusiva en España”, explica la coordinadora de actividades de la Fundación, Raquel García.

Entidades

Colaboradoras